Para asegurar la entrega de nuestros e-mail en su correo, por favor agregue
chilealimentos@chilealimentos.com a su libreta de direcciones de correo.
Si usted no visualiza bien este mail, haga click aquí
Circular | 051/18

01-Junio-2018

CIRC/051/18 Impacto de los Impuestos Verdes en la Agroindustria

Estimado asociado:

Como es de su conocimiento, Chilealimentos desde hace un tiempo viene realizando gestiones con el fin de lograr una modificación en la Reforma Tributaria con el fin de modificar el artículo relacionado con el cobro de los mal llamados “impuestos verdes”, los que están afectando en forma importante el resultado de varios socios. Dentro de estas gestiones, se encuentran las presentaciones e informes presentados a diversos organismos y personeros: Ministerios de Agricultura, Medio Ambiente, Economía, Hacienda, Energía, Transporte, comisiones de Agricultura y Hacienda del Congreso, Contraloría, Servicios de Impuestos  Internos, Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, senadores y diputados, entre otros.

Estos “impuestos verdes” fueron concebidos para aplicar a generadoras eléctricas, por eso se cambió el criterio aplicándolos a todo tipo de instalaciones con una potencia instalada igual o superior a 50 MWt.

  • El impuesto ya fue cobrado durante el mes de abril, y con ello es posible demostrar que el impacto de la reforma tributaria y su efecto en la agroindustria, no se reduce simplemente a un par de puntos más sin mayor relevancia. Ello por cuanto el alza se compone de un incremento en la base tributaria, pero junto con ello, se dispusieron nuevos tributos, como son los Impuestos Verdes.
  • Es necesario enfatizar que en la operación renta 2018 (correspondiente a las ventas del 2017), el resultado impositivo para la agroindustria que quedó afecta a los impuestos verdes se tradujo en que su tributación pasó de 27% a niveles de 43% e incluso, para algunas, los tributos son de magnitudes infinitas. Lo anterior debido a que los impuestos verdes se pagan independientemente si la empresa haya o no tenido utilidades.
  • Los negocios agroindustriales en general son de grandes niveles de inversión y capital circulante y de rentabilidad muy estrecha en el largo plazo. Vale decir, prácticamente todo el ingreso de la empresa se gasta en financiar a los agricultores, contratar miles de camiones que llevan a las plantas la producción agrícola y los puertos o el mercado interno los productos terminados, costear la energía, pagar sueldos, etc. En consecuencia, con esa estructura de ingresos y costos, basta un pequeño cambio en los tributos o en el precio del mercado internacional de los productos, o simplemente una disminución de la producción por el clima, para hacer de la operación de un año una pérdida o un margen aún más estrecho.
  • Los impuestos verdes han sido para una parte importante de la agroindustria del país, uno de los peores impactos en el resultado del negocio del año 2017.
  • La autoridad ha dicho el que contamina paga y eso parece ser justo. Pero en el caso de la agroindustria precisamente no lo es. Los cultivos y frutales que ocupan vastas zonas del territorio nacional captan gases efectos invernadero y no fueron considerados en la reforma tributaria y sus efectos ambientales. Los cálculos de Chilealimentos indican que esos cultivos y plantaciones abaten más contaminación que la que pudiera generar una planta de proceso industrial. Por lo que incluso esta actividad debiera fomentarse y no castigarse con impuestos. Si las plantas de proceso agroindustrial no estuvieran presentes, no existirían los campos sembrados o plantados con frutales. Ergo, la contaminación en el país sería mayor de la que es sin esta actividad.
  • La reforma tributaria y en especial los impuestos verdes, además de afectar gravemente la rentabilidad del sector agroindustrial, tiene el defecto de no ser “verde”, pues castiga a actividades que si descontaminan. Corregir este defecto de la política ambiental y tributaria del país, es urgente.
  • En Chile más del 50% de las frutas y hortalizas que se exportan corresponden a alimentos elaborados. Afectar a la industria elaboradora es afectar a todas las frutas y hortalizas de la que dependen miles de agricultores, transportistas, empleados, cosechadores y profesionales que se desenvuelven es esta actividad.

Las acciones realizadas han sido lideradas por el director de Chilealimentos, señor Juan Manuel Mira y para ello se encuentran trabajando, además de profesionales de la asociación, una empresa de comunicaciones, abogados ambientalistas y tributarios. Se licitó estudio para demostrar el abatimiento de dióxido de carbono que se produce en las plantaciones proveedoras de vegetales, el que fue adjudicado a Dictuc, quienes lo presentaron recientemente.

 


Saludos,

Carlos Descourvières G.
Chilealimentos A.G.

(Visited 1 times, 1 visits today)