Identifican potencial causa de la obesidad y la resistencia a la insulina

Identifican potencial causa de la obesidad y la resistencia a la insulina

Conocer las causas y los factores de riesgo de una enfermedad es clave para encontrar terapias destinadas a prevenirla y combatirla. Un equipo de científicos de la Monash University, en Australia, ha demostrado por primera vez que una disfunción linfática mesentérica (en el intestino) es una posible causa de la obesidad y de la resistencia a la insulina y, por lo tanto, podría constituir una diana terapéutica a la que dirigir los tratamientos de estas enfermedades endocrinas.

Los autores de este innovador estudio han identificado un ciclo sumamente dañino en el que una dieta alta en grasas impulsa la disfunción de los ganglios linfáticos mesentéricos, que tiene como consecuencia la acumulación de grasa abdominal. El estudio, que se ha publicado en Nature Metabolism, también proporciona evidencia preclínica de que una intervención sobre este ciclo para inhibir las vías relacionadas con la disfunción linfática puede ser útil para tratar tanto la obesidad, como la enfermedad metabólica asociada.

“Una dieta alta en grasas conduce a una disfunción de los ganglios linfáticos mesentéricos, que promueve que se deposite una mayor cantidad de grasa alrededor del abdomen y la resistencia a la insulina”

De hecho, los resultados mostraron que el tratamiento del sistema linfático mesentérico con un profármaco del inhibidor de la COX-2 dirigido a la linfa normaliza la estructura de la vasculatura linfática, impide el aumento de peso y revierte la intolerancia a la glucosa y la hiperinsulinemia (cuando el organismo produce más insulina de la que se necesita para controlar los niveles de azúcar en la sangre), dos trastornos asociados a la diabetes tipo 2.

Una dieta alta en grasas promueve la disfunción linfática

En modelos preclínicos se observó que una dieta alta en grasas estimulaba la formación de nuevos vasos linfáticos mesentéricos, que se desarrollaron de forma desorganizada y tenían tendencia a filtrar líquido linfático –rico en metabolitos lipídicos derivados del intestino y mediadores pro-inflamatorios– hacia el tejido adiposo visceral en el abdomen, desencadenando la aparición de resistencia a la insulina.

Natalie Trevaskis, profesora asociada del Melbourne’s Monash Institute of Pharmaceutical Sciences (MIPS) y una de las autoras de la investigación ha afirmado: “En este estudio hemos sido capaces de descubrir por primera vez una razón biológica que explicaría por qué la acumulación de grasa alrededor del abdomen guarda una mayor relación con unas tasas más elevadas de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2, que la acumulación de grasa en otras zonas del cuerpo”.

“Los resultados de los experimentos ex vivo con muestras clínicas sugieren que estas observaciones se extienden también a los seres humanos”

Y añade que pudieron demostrar que “una dieta alta en grasas conduce a una disfunción de los ganglios linfáticos mesentéricos, lo que a su vez promueve que se deposite una mayor cantidad de grasa alrededor del abdomen y la resistencia a la insulina”, y que “los resultados de los experimentos ex vivo con muestras clínicas sugieren que estas observaciones se extienden también a los seres humanos”.

Potencial tratamiento contra obesidad y resistencia a la insulina

En el estudio se empleó tecnología de focalización linfática –en concreto la plataforma de tecnología de profármacos GlyphTM de PureTech–, lo que resultó clave para intervenir en el ciclo en el que la disfunción linfática mesentérica conduce a la acumulación de grasa abdominal, ya que permite que el inhibidor de la COX-2 llegue directamente a donde se necesita: el sistema linfático mesentérico.

El Dr. Joseph Bolen, director científico de PureTech ha explicado: “Lo notable de este estudio es que el inhibidor de la COX-2 fue capaz de redistribuir eficazmente la estructura linfática caótica en ratones obesos cuando se administró directamente a los linfáticos mesentéricos con nuestra plataforma de tecnología Glyph, y que esta redistribución se acompañó de una disminución sustancial tanto del aumento de peso, como de la resistencia a la insulina”.

“Al aprovechar la plataforma de tecnología Glyph TM, ahora tenemos evidencia preclínica de que intervenir en este ciclo mediante la inhibición dirigida de las vías asociadas con la disfunción linfática mesentérica puede proporcionar una nueva opción de tratamiento tanto para la obesidad, como para la enfermedad metabólica asociada”, concluye el profesor Chris Porter, otro de los autores del trabajo.

 

Estudio acá: https://www.nature.com/articles/s42255-021-00457-w

 

webconsultas.com/22 de septiembre 2021