Pautas para nutrición, alimentación y la actividad física para personas con diabetes

Pautas para nutrición, alimentación y la actividad física para personas con diabetes

Esta es una enfermedad crónica en que el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar que hay en la sangre, debido a la falta de insulina, una hormona producida por el páncreas y que cumple precisamente con esta función. La diabetes puede ser causada por muy poca producción de insulina, resistencia a la misma o ambas.

La nutrición y la actividad física son partes importantes de un estilo de vida saludable para las personas que enfrentan este padecimiento. Además de otros beneficios, seguir un plan de alimentación saludable y mantenerse físicamente activo puede ayudarle a las personas a mantener su nivel de glucosa en la sangre dentro de los límites deseados.

De acuerdo con expertos del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón, de Estados Unidos, para que los pacientes mejoren su nivel de glucosa en la sangre deben equilibrar lo que comen y beben con la actividad física y las medicinas para la diabetes, si los usa.

Aumentar el ejercicio y hacer cambios en la alimentación puede parecer difícil al principio, pero lo ideal, según los especialistas, es comenzar con pequeños cambios y trabajar de la mano de la familia y amigos.

Alimentarse bien y hacer actividad física casi todos los días puede ayudar a mantener los niveles de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol dentro de los valores deseados, bajar de peso o mantener un peso saludable, prevenir o retrasar los problemas de la diabetes y sentirse con más energía.

Alimentación adecuada

La clave en la diabetes es consumir una variedad de alimentos saludables de todos los grupos, en las cantidades establecidas en el plan de alimentación.

Las personas que tienen esta enfermedad pueden consumir verduras no feculentas (sin almidón), dentro de las que se encuentran el brócoli, zanahorias, vegetales de hojas verdes, pimientos y tomates.

De igual forma, frutas como naranjas, melones, fresas, manzanas, bananos y uvas; granos integrales como trigo, arroz, avena, maíz, cebada y quinua y dentro de las proteínas se puede incluir carne magra, pollo o pavo sin el pellejo, pescado, huevos, nueces y maní, fríjoles secos y otras leguminosas como garbanzos.

En cuanto a lácteos, se deben consumir descremados o bajos en grasa como la leche, el yogur y el queso. También se pueden consumir alimentos con grasas sanas, nueces y semillas, pescados saludables para el corazón, como salmón y atún y aguacate. Para cocinar es importante utilizar aceite en lugar de mantequilla, crema de leche, manteca de cerdo o margarina sólida.

¿Cómo deben comer las personas con diabetes?

Algunas personas con esta enfermedad tienen que comer casi a la misma hora todos los días. Otras pueden ser más flexibles con el horario, pues esto depende de sus medicinas para la diabetes o el tipo de insulina que use. Si el paciente usa insulina “a la hora de comer”, sus horarios de comidas pueden ser más flexibles, por ejemplo.

Si usa insulina o ciertas medicinas para la diabetes y omite o retrasa una comida, su nivel de glucosa en la sangre puede bajar demasiado.

Consumir la cantidad adecuada de alimentos también le ayudará a manejar la glucemia y el peso. Para adelgazar es necesario consumir menos calorías y reemplazar los alimentos menos saludables por otros bajos en calorías, grasas y azúcar.

De acuerdo con un artículo publicado en la Revista Compensar, la alimentación para los diabéticos no tiene que ser aburrida, al contrario, es una dieta rica en frutas, verduras y carbohidratos, donde si bien el azúcar no predomina, a través de las especies aromáticas se puede potencializa el sabor de las comidas.

Actividad física

Además de la alimentación indicada, las personas que sufren de diabetes deben realizar actividad física, pues esto ayuda con el control de los niveles de glucosa en la sangre y para mantenerse saludable. La actividad física tiene muchos beneficios para la salud.

De acuerdo con los expertos, además de lo anterior, el ejercicio baja la presión arterial, mejora la circulación de la sangre, quema calorías adicionales para que pueda mantener su peso controlado si es necesario, mejora el estado de ánimo, puede prevenir caídas y mejorar la memoria en los adultos mayores y puede ayudar a dormir mejor.

Si usted tiene sobrepeso, combinar la actividad física con un plan de alimentación con reducción de calorías puede tener aún más ventajas. Según el estudio Look AHEAD: Action for Health in Diabetes, los adultos obesos con diabetes tipo 2 que comieron menos y se movieron más obtuvieron mayores beneficios para la salud a largo plazo frente a los que no hicieron estos cambios. Estas ventajas incluyen mejores niveles de colesterol, menos apnea del sueño, y mayor libertad de movimiento.

Incluso pequeñas cantidades de actividad física puede ayudar. Los expertos sugieren que la persona se ponga una meta de por lo menos 30 minutos de actividad física moderada o vigorosa 5 días de la semana. La actividad moderada es un poco difícil y la actividad vigorosa es intensa y difícil. Si la persona quiere perder peso o no recuperar el que perdió es posible que tenga que hacer 60 minutos o más de actividad física 5 días a la semana.

Poniendo en práctica estas indicaciones de especialistas, las personas diabéticas pueden mejorar su condición de salud y de paso la las personas que las rodean.

 

semana.com/2 de septiembre 2021