Una buena nutrición es la clave para la salud y el bienestar

Una buena nutrición es la clave para la salud y el bienestar

Existe una estrecha relación entre la salud y el bienestar de las personas, y ambas son esenciales para garantizar un buen desarrollo de la población. Es por esta razón que la ONU ha incorporado, dentro de sus Objetivos de desarrollo sostenible (ODS), la salud y el bienestar.

Sin ir más, lejos, la pandemia de Covid-19 nos está mostrando la relación directa entre estos dos conceptos. El virus está propagando también el sufrimiento humano, desestabilizando la economía mundial y cambiando drásticamente las vidas de miles de millones de personas en todo el mundo.

También la contaminación del aire contribuye a generar problemas de salud, que impactan en el bienestar de las personas.

Pero hay otros factores que influyen también en la salud y el bienestar. Uno de los más importantes es la nutrición. Sin alimentos nutritivos no podemos vivir, aprender, defendernos de enfermedades o llevar una vida productiva.

Hace más de 20 siglos, Hipócrates ya señaló la relación entre alimentación y salud. A partir de 1960 se estableció la correlación entre el desarrollo de ciertas enfermedades y aspectos de la dieta, como su composición y proceso de manipulación de los alimentos. Hoy en día, la nutrición es indispensable para la salud y el bienestar.

Una buena nutrición
Según la OMS, la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud.

Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad. Muchas enfermedades están relacionadas con los desequilibrios en la alimentación, desde la obesidad, el colesterol o los problemas de tensión, hasta la falta de vitaminas o minerales.

Por eso debemos tener mucho cuidado con nuestra alimentación. Esta no debe servir solamente para vivir o saciar el hambre, sino para cuidar la salud y contribuir al bienestar. Una alimentación adecuada cubre las necesidades del organismo, teniendo en cuenta las características personales, con el fin de alcanzar o mantener un buen estado nutricional y de salud.

Una alimentación adecuada implica también modos de producción igualmente sostenibles. Por ejemplo, la forma en que se cuidan los animales que proporcionan carne o leche impacta también en nuestra salud. Por eso, es igualmente importante promover modos de producción sostenibles.

La vanguardia -España/4 de febrero 2021