Los niños pueden aprender hábitos de vida saludables desde muy temprana edad

Los niños pueden aprender hábitos de vida saludables desde muy temprana edad

Tener buenas costumbres de vida, es una de las claves para poder vivir siempre sano y con fuerzas para afrontar cualquier reto, pero ¿estamos acostumbrados a una vida saludable desde pequeños? Si nuestros hijos tienen hábitos de vida saludables desde una edad temprana, podrán convertirse en adultos que mantengan la buena salud que han tenido desde la infancia.

Lo cierto es que ser padres no solo tiene que ver con enseñar valores y educación para lograr que los hijos sean responsables, tolerantes y buenas personas cuando sean mayores. Es importante que los niños vean en casa como sus padres les dan buenos ejemplos de vida saludable, en lo que respecta a la alimentación y la actividad física, principalmente y también en base a otras cuestiones que ahora vemos.

Hábitos de vida saludables que los niños pueden aprender desde una edad temprana

Hábitos de vida saludables

Veamos diez hábitos de vida saludables que podemos aplicar en casa y que además podrán seguir los niños sin problema.

Tener una dieta variada y colorida

Comer alimentos coloridos no solo es divertido, también tiene beneficios para la salud. Por supuesto, no estamos hablando de golosinas, sino de alimentos saludables como remolachas, aguacates, maracuyá, zanahorias, limón, lentejas, tomates, etc. Tener una alimentación variada ayudará a tus hijos a comprender el valor nutricional de incluir un arco iris de alimentos coloridos en su dieta.

Esto no significa que todas las comidas deben ser multicolores. Pero será bueno hacer un esfuerzo por incorporar una variedad de frutas y verduras de diferentes tonos en su dieta. Deja que los colores varíen de rojo, azul y naranja a amarillo, verde y blanco.

No te saltes el desayuno

Inculcar una rutina regular de comidas en la infancia podrá hacer que se mantengan con un buen estado de salud cuando sean mayores. Desde bien pequeños, los niños deben saber que un buen desayuno por las mañanas:

  • Es bueno para el cerebro y da energía;
  • Ayuda a mantenerlos fuertes;
  • Mantiene las enfermedades crónicas alejadas.

Los adolescentes que se saltan el desayuno pueden desarrollar obesidad
La Facultad de Medicina de Harvard confirma que quedarse sin desayuno se correlaciona con un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar obesidad. Y el alto contenido de fibra en muchos cereales para el desayuno puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón. Será bueno sin embargo, medir el contenido de azúcar de los cereales que tomen los niños.

No te olvides de la actividad física

No todos los niños aman los deportes. Algunos pueden temer las clases de educación física. Pero si desde pequeños, los niños ven activos a sus padres y encuentran actividades físicas que disfrutan, mantenerse saludable y activo se vuelve fácil. Es muy probable que lleven su amor por estas actividades a la edad adulta.

Si tu hijo aún no ha encontrado un nicho deportivo, motívalo a seguir intentándolo. Le puedes animar a realizar una variedad de actividades físicas, como caminar, nadar, gimnasia, voleibol, correr, andar en bicicleta, etc.

No te conviertas en adicto a la televisión, los móviles o las videoconsolas

La Clínica Mayo informa que los niños que miran más de una o dos horas de televisión al día tienen un mayor riesgo de numerosos problemas de salud, que incluyen:

  • Deterioro del rendimiento escolar.
  • Dificultades de comportamiento, incluidos problemas emocionales y sociales y trastornos de atención.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Sueño irregular, incluyendo problemas para conciliar el sueño y resistencia a la hora de acostarse.

Dedica un tiempo a la lectura todos los días

Desarrollar el hábito de la lectura es un componente esencial del éxito de tu hijo en la escuela y en el trabajo más adelante en la vida. Según la Clínica Cleveland , la lectura ayuda a desarrollar la autoestima del niño, las relaciones con los padres y otras personas y el éxito en la edad adulta.

Se recomienda que la lectura sea parte de las rutinas de juego y sueño del niño, no como una tarea rutinaria u obligada. La Clínica Cleveland también sugiere que la lectura diaria para niños comienza a partir de los seis meses de edad, siempre eligiendo libros que interesen al niño y sean de lectura recomendada para su edad.

Bebe agua, no refrescos

El mensaje es muy simple, el agua es saludable, los refrescos no lo son. Incluso si tus hijos no entienden todas las razones por las cuales el exceso de azúcar es malo para ellos, puede ayudarles a comprender los conceptos básicos.

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA ) , el azúcar en los refrescos no proporciona nutrientes. También agrega calorías que pueden conducir al sobrepeso. El agua, por otro lado, es un recurso vital sin el cual los humanos no pueden vivir.

Mira siempre las etiquetas de lo que consumes

Bombardeados con anuncios desde una edad temprana, los niños carecen del sentido crítico para desarrollar el consumo consciente por su cuenta. Es importante enseñarles que siempre hay que mirar la etiqueta de todo lo que consumimos, incluida la etiqueta de alimentos, cosméticos, ropa, etc.

Disfruta de la cena en familia

Con horarios familiares agitados, es difícil encontrar tiempo para sentarse y disfrutar de una comida juntos. Pero vale la pena intentarlo.

Según la Universidad de Florida , compartir una comida familiar significa que:

Los lazos familiares se fortalecen;
Todos comen comidas más nutritivas;
Los niños tienen menos probabilidades de ser obesos o tener sobrepeso;
Los niños tienen menos probabilidades de abusar de las drogas o el alcohol.

Pasa tiempo con amigos

Las amistades son muy importantes para el desarrollo saludable de los escolares, según una investigación publicada en la plataforma PubMed. La interacción con amigos les enseña a los niños habilidades sociales valiosas, como la comunicación, la cooperación y la resolución de problemas. Tener amigos también puede afectar el rendimiento escolar. Anima a tus hijos a desarrollar una variedad de amistades y a jugar con amigos a menudo. Desarrollará importantes habilidades sociales para el futuro.

Mantente positivo

Es fácil para los niños desanimarse cuando las cosas no salen como quieren. Les podemos ayudar desde bien pequeños a aprender a desarrollar resiliencia al mostrarles la importancia de mantenerse optimistas.

Según un estudio, los niños y los adultos pueden beneficiarse de los pensamientos positivos y las buenas relaciones. Ayuda a tus hijos a desarrollar una autoestima saludable y una mentalidad positiva enseñándoles que son amables, capaces y únicos, independientemente de los desafíos que enfrenten. Evite comparar su desarrollo con el de otros niños o hermanos.

Fuente: OK diario/19 de julio 2020